Las frases salientes del discurso de Pashinyan en la marcha de apoyo por los 100 días de mandato

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, defendió enérgicamente su gobierno el viernes cuando decenas de miles de personas se congregaron en Ereván para apoyarlo en sus primeros 100 días en el cargo, en una marcha convocada por él mismo.

El mandatario afirmó haber prácticamente erradicado la corrupción en Armenia, garantizado el crecimiento económico continuo y establecido un tipo de “gobierno directo del pueblo”. También arremetió contra los antiguos líderes del país.

“Hace cien días prevaleció vuestra voluntad (dirigiéndose al pueblo)la comunidad internacional todavía no comprende lo que sucedió en Armenia, por qué y cómo sucedió”, señaló Pashinian a la gran multitud que llenaba la plaza central de Ereván, que fuera escenario principal también de las protestas que lo llevaron a poder. Se refirió a sí mismo como un “representante directo de la voluntad del pueblo armenio”.

“En Armenia, no hay un gobierno de coalición. No hay mayoría parlamentaria. En Armenia el poder supremo pertenece directamente al pueblo, que lleva a cabo un gobierno directo. Este es el significado clave de la revolución que tuvo lugar en Armenia”, declaró en su discurso de más de una hora de duración.

“En consecuencia, continuó Pashinian, las multitudes que se reúnen en la plaza se deben considerar como el cuerpo supremo del gobierno del pueblo. Esto significa que en adelante los funcionarios serán responsables ante esta plaza, obedecerán a esta plaza, y todos las decisiones clave deben tomarse aquí en esta plaza”, sostuvo.

“En el futuro, la República de Armenia podría citarse en el contexto histórico al igual que actualmente se cita a la antigua Grecia, y Ereván podría citarse como la antigua Atenas”, agregó.

En cuanto a sus primeros 100 días en el poder, Pashinian manifestó que a pesar de la reciente agitación política, la economía de Armenia no solo ha evitado una recesión sino que continúa creciendo robustamente gracias a los esfuerzos de su gobierno para mejorar el entorno empresarial. “Quiero asegurarles que tendremos grandes éxitos en la economía”, garantizó, si bien no hizo ningún pronóstico de crecimiento.

A su vez, elogió las medidas enérgicas de su gobierno contra la corrupción y la evasión fiscal y aseveró haber desmantelado los monopolios económicos que por mucho tiempo obstaculizaron un crecimiento más rápido. “El dinero robado a la gente se recuperará completamente”,dijo, citando auditorías recientes a algunas compañías que han resultado en decenas de millones de dólares en ingresos fiscales adicionales. Rechazó las afirmaciones de que las nuevas autoridades están asustando a los inversores con tales auditorías y socavando la relación estratégica de Armenia con Rusia. “Puedo decir con certeza que las relaciones armenio-rusas no solo no son malas sino que son buenas y mejorarán aún más”, añadió.

En su encendida alocución, Pashinyan insistió nuevamente en que su administración no ejerce ninguna presión sobre los tribunales. Sin embargo, sin nombrarlos, criticó a jueces que según él “reciben órdenes de representantes de las antiguas autoridades corruptas”.

Pashinyan fue electo primer ministro el 8 de marzo por el parlamento armenio, controlado por el Partido Republicano del ex presidente Serge Sarkisian, quien fue forzado a renunciar el 23 de abril a raíz d elas manifestaciones populares. El programa político de Pashinyan contempla la celebración de elecciones anticipadas dentro de un año. Bajo la constitución de Armenia, tales sufragios solo pueden llevarse a cabo si el primer ministro renuncia y la Asamblea Nacional falla dos veces en elegir a su reemplazante.

El mandatario habló de la posibilidad de que el Partido Republicano y otras fuerzas parlamentarias instalen a otro primer ministro y eviten las elecciones en caso de su renuncia. Dijo que su equipo político, por lo tanto, presentaría enmiendas constitucionales que permitirían al parlamento disolverse. Alentó a sus seguidores a que estuvieran listos para obligar a los legisladores a promulgar dichas enmiendas.

Compartir