El decreto poco conocido del profeta Mahoma para el patriarca armenio de Jerusalén

En 626 d. C., el patriarca armenio Apraham de Jerusalén, viendo los inminentes peligros de la expansión y conquistas islámicas, se dirigió a la ciudad islámica de La Meca con una delegación de 40 armenios prominentes con el fin de reunirse con el profeta Mahoma para asegurar su protección.

El Profeta dio la bienvenida a los invitados armenios con afecto, respeto y amabilidad, y escuchó las sugerencias del Patriarca Apraham. La delegación armenia expresó su confianza al Profeta, que estaba dispuesta a cooperar con él y buscó su resguardo.

Al final de la reunión, el Profeta Mahoma emitió un decreto que establecía: “Yo, Muhammad, el hijo de Abdallah, profeta y siervo de Dios, le rindo mi respeto al Patriarca Apraham, lo honro a él y a todos los arzobispos, obispos y sacerdotes (armenios) en Jerusalén, Damasco y las regiones árabes, en otras palabras, las personas que están sujetas a Jerusalén, como los etíopes, los coptos y los asirios. Reconozco y garantizo sus monasterios, iglesias, centros educativos, propiedades y tierras. Yo, el Profeta Muhammad, con el testimonio de Dios y las 30 personas que me rodean, otorgo mi patrocinio y protección, y doy mi misericordia a las iglesias armenias, donde sea que estén, a lo largo de Jerusalén, la Santa Tumba de Cristo, La iglesia de Surp Hagop, la iglesia de Belén, todas las casas de oración, los monasterios, el camino del Gólgota y los lugares sagrados. También aseguro que mi protección también se extienda a las colinas cristianas, los valles y las instituciones cristianas generadoras de ingresos. Declaro todo esto en mi nombre como Profeta y en nombre de mis fieles musulmanes”.

El profeta Mahoma instruyó a sus sucesores a respetar su decreto y ejecutarlo en todos sus detalles. Presente en esa reunión estaba Omar, hijo de Khattab, quien se convirtió en uno de los sucesores del Profeta y emitió un decreto similar confirmando el documento del Profeta.

Por lo tanto, este es el primer documento oficial que confirma el estatus del Patriarcado Armenio en Jerusalén. Lamentablemente, el decreto original no se puede ubicar en los archivos del Patriarcado. Sin embargo, existe una copia amarillenta en el Museo Mardigian del Patriarcado.

Cuando Omar asumió el control como Khalif en 634, nombró a Abu Obeid como el jefe del ejército. Las fuerzas de Obeid atacaron Damasco y Jerusalén. El patriarca griego Sofronio y el patriarca armenio Krikor se encontraron con Obeid y le informaron que ocupar Jerusalén enfurecería a Dios, porque Jerusalén es una ciudad santa. Obeid informó a Khalif Omar sobre su reunión con los dos patriarcas. Omar personalmente fue a Jerusalén, a quien se le recordó el decreto del Profeta Muhammad. Omar emitió su propio decreto confirmó el del Profeta y entró en Jerusalén con sus seguidores, visitó los lugares religiosos y sugirió construir una mezquita en un terreno junto a la iglesia de la tumba de Cristo. La mezquita fue construida en 935 y se llamó “Al Omariye”. Omar permitió la libertad al culto cristiano, pero prohibió el sonido de las campanas de las iglesias.

Omar fue sucedido por Khalif Ali, quien también emitió un decreto para los armenios en Jerusalén, confirmando los decretos anteriores.

En 1097, los cruzados entraron en Jerusalén y la liberaron. En 1187, Salahuddin al Ayoubi, que es kurdo y su familia era oriunda de Dvin, en Armenia, ocupó Jerusalén y expulsó a la mayoría de los 100 mil cristianos de la ciudad. Prohibió los servicios de las iglesias, sin embargo, otorgó a los armenios libertad parcial, confirmando los decretos anteriores.

Salahuddin destacó particularmente en su decreto la jurisdicción de los armenios sobre iglesias, lugares sagrados, el convento Surp Hagop, iglesias de Belén y Nablus, la tumba sagrada, otros lugares sagrados, y especialmente la libertad de culto de los armenios. También bajó los impuestos a los mercaderes y peregrinos armenios.

El decreto del Profeta Mahoma, además de ser un valioso documento histórico, indica que los cristianos armenios y los musulmanes han mantenido las relaciones más cordiales desde la antigüedad hasta el presente, lo que contradice la propaganda anti-armenia difundida por Turquía y Azerbaiyán en el Islam.

Compartir