(Español) El asesinato de tres armenios por parte de Azerbaiyán

COMUNICADO DEL CENTRO ARMENIO DE ARGENTINA

Ante el reciente episodio en el que un helicóptero armenio fue derribado desde atrás por tropas azerbaiyanas provocando la muerte de tres jóvenes armenios en la región de Nagorno Karabagh, enclave armenio pretendido por Azerbaiyán, manifestamos nuestra profunda preocupación ya que los tripulantes del artefacto se encontraban realizando un entrenamiento de rutina en una zona permitida y sin portar armas.

Este ataque artero e injustificado es absolutamente condenable. Se trata de una abierta provocación por parte de Azerbaiyán, poniendo en serio riesgo la paz y la seguridad en la zona, así como el cese de fuego firmado hace 20 años, luego de una guerra que dejó un saldo de alrededor de 30 mil víctimas.

La región actualmente conocida como Nagorno Karabagh o simplemente Karabagh, es un territorio históricamente ligado al pueblo armenio desde siglos antes de Cristo, y en la actualidad prácticamente toda su población continúa siendo armenia.

En 1918, Azerbaiyán intentó invadir Karabagh con el apoyo de Turquía, asesinando y deportando a unos 40 mil armenios. Sin embargo, la resistencia armenia impidió la usurpación del enclave.

Durante la era soviética, Nagorno Karabagh fue cedida arbitrariamente a Azerbaiyán por parte del gobierno de José Stalin en 1921, en un acto ilegítimo en el derecho internacional. Los habitantes de Karabagh nunca aceptaron esta decisión y durante años lucharon por la reunificación con Armenia a través de carriles políticos que continuamente fueron desatendidos por las autoridades soviéticas. Sin embargo, Nagorno Karabagh se mantuvo como región autónoma dentro de Azerbaiyán, cuyos sucesivos gobiernos violaron sistemáticamente los derechos de la población armenia, con políticas discriminatorias que incluyeron la “limpieza étnica » y la destrucción de monumentos y valores culturales armenios. Esta situación llegó a su paroxismo en 1988, con pogromos y matanzas que se cobraron la vida de cientos de armenios, incluyendo atroces vejámenes de todo tipo, principalmente en la ciudad de Sumgait.

En respuesta, el pueblo de Karabagh realizó un plebiscito popular en el que el 99,9 por ciento de la población decidió conformar una República Autónoma, que una vez disuelta la Unión Soviética en 1991 quedó finalmente establecida. La reacción de Azerbaiyán fue el desconocimiento de este referéndum -que se ajustaba a todas las normas del derecho internacional- y las agresiones militares a gran escala, que finalizaron en 1994 con la firma de un cese del fuego. Desde entonces, se llevan a cabo negociaciones de paz en el marco del “Grupo de Minsk” de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), única instancia internacionalmente válida para la resolución del conflicto.

El reciente asesinato de tres armenios no es la primera violación al cese de fuego por parte de Azerbaiyán. Frente a esta nueva provocación, hacemos un urgente llamado a la paz, al respeto a la autodeterminación de los pueblos y a una solución del conflicto en el marco de las negociaciones internacionales iniciadas.

Compartir