Entrevista a Alicia Nerguizian: la enseñanza del armenio, presente en distintas iniciativas en el Centro Armenio

la foto 3La licenciada Alicia Nerguizian es Directora General del Instituto Educativo San Gregorio El Iluminador y Coordinadora del Laboratorio de Idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, sede Centro Armenio.

En un breve diálogo, nos cuenta las iniciativas que se están llevando a cabo desde la institución en torno a la enseñanza del armenio.

- ¿Qué proyectos nuevos se están poniendo en marcha para la enseñanza del idioma armenio desde el Centro Armenio y el Instituto San Gregorio El Iluminador?

– En primer lugar, quisiera destacar que además de la enseñanza del armenio, que es un objetivo fundamental para nosotros, tenemos otro gran desafío en el colegio, que es hacer frente a la incorporación de alumnos de la escuela primaria recién llegados desde Armenia. Si bien esta es una realidad que nos ha acompañado por muchos años, nunca habíamos elaborado un proyecto de enseñanza de español como lengua extranjera para niños.

- ¿Cuál sería la novedad en relación a como se trabajaba hasta el momento?

– Se sabe que los niños tienen una mayor facilidad para adquirir una lengua. Sobre todo, en una situación de inmersión, como sucede con los chicos armenios que recibimos en nuestra escuela, que vienen a instalarse al país con sus familias. Tarde o temprano, van a aprender el español, pero si este proceso a su vez es acompañado con material adecuado, secuencias didácticas desarrolladas para la edad de los chicos y trabajo en paralelo de la maestra de la sección oficial y nuestra integradora lingüística, que es la profesora Adriné Fermanyan, el resultado será mucho mejor. Tuvimos el apoyo de especialistas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, que nos ayudaron con el material de base. Un niño que no habla la lengua en que se enseña en el colegio, va a tener dificultades para progresar en el aprendizaje y eso crea desigualdad ante los otros chicos que sí la hablan. El uso de la lengua materna de estos niños es central para su aprendizaje. Sin embargo, el proyecto no contempla solamente el proceso de alfabetización, sino que la inserción de las familias a nuestra comunidad educativa es central para que la integración de los chicos a nuestro medio sea exitoso y puedan dejar atrás, si es posible, el sentimiento de pérdida y desarraigo que la emigración produce.

- Entonces, ¿también se contempla la ayuda idiomática para los adultos?

– Exacto. Paralelamente hay un proyecto que tiene que ver con la enseñanza de español a adultos, que al igual que los niños, necesitan insertarse socialmente en el nuevo contexto, quizás con más rapidez que los chicos y seguramente con menos facilidad para aprender el idioma, con el aditamento del aspecto laboral. Por eso, el Centro Armenio está ofreciendo un curso dirigido a adultos recién llegados para que se hagan de las primeras armas con el idioma español. Este es un servicio, podríamos decir, comunitario y humanitario. Se establece un primer contacto con ellos y a partir de su disponibilidad horaria, el Centro Armenio les ofrece un curso de 4 horas semanales de español para armenios, a cargo de una docente con larga experiencia en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

- ¿Y con relación a la enseñanza del armenio occidental?

– Estamos muy contentos porque logramos incluir al armenio entre los idiomas que se enseñan en el Laboratorio de Idiomas de la Universidad de Buenos Aires, con todo lo que eso significa. Entrar en el sitio oficial de Idiomas de la UBA, de la Facultad de Filosofía y Letras (www.idiomas.filo.uba.ar), y ver el armenio entre el alemán, chino, español, francés, guaraní, inglés, italiano, japonés, lengua de señas, mapuche, portugués y quichua, que son las otras lenguas que se enseñan allí, es un gran orgullo y una marca que nos obliga a seguir trabajando en los programas, en la variedad de cursos, que debe ser atractiva y con metodología dirigida a adultos. También se aprobó el curso de armenio para la sede de Vicente López.

Contamos con material propio para adultos, desarrollado por nuestros docentes, además de un módulo de alfabetización, que puede ser aplicado a distintos niveles. Las docentes a cargo son Flora Akchejerlian y Patricia Zipcioglu, que en este momento están teniendo entrevistas de nivelación con los interesados.

- ¿Alguna otra iniciativa con respecto al idioma armenio?

– Hay muchos otros proyectos en los que estamos trabajando en la institución, que me gustaría mencionar, pero ahora agregaría que además de lo mencionado, se están creando instancias de reflexión sobre aspectos de la lengua con los docentes, a cargo de especialistas en adquisición de lengua extranjera, encuentros para discutir el contenido de algunos artículos especializados en armenio occidental y su problemática en la diáspora. Por ejemplo, la profesora Sosí Hadjian, una de nuestras docentes, disertó en septiembre de 2015 en un congreso mundial patrocinado por la Fundación Calouste Gulbenkian sobre el desafío de la enseñanza del armenio occidental, siendo la única representante latinoamericana en el foro, y en breve va a producirse un encuentro con todas las docentes del instituto para compartir los aspectos salientes de las ponencias allí presentadas.

Hay un gran compromiso por parte de la institución para que estos proyectos se concreten, contamos con profesionales idóneos que valoran tanto los aspectos de la enseñanza del armenio como lengua extranjera, como la importancia de alentar el respeto hacia el uso de la lengua materna en la enseñanza. Estamos en un camino de crecimiento y eso es muy bueno.

Compartir